martes, 8 de abril de 2014

Imp



El Imp es una criatura mitológica de gran semejanza con otros seres, tales como hadas y duendes, que se describe con frecuencia en supersticiones del folclore alemán.
Se trata de un tipo de duende, muchas veces relacionado y descrito como una especie de espíritu familiar de origen germano, aunque en términos generales se lo considera un demonio menor. En el folclore germánico, los demonios no son necesariamente malignos, siendo el Imp, un ser de comportamiento travieso y en ocasiones servidor de los dioses.

Se los representas como criaturas pequeñas y poco agraciadas, de comportamiento salvaje e incontrolable; la semejanza con las hadas radica en el concepto de espíritus libres y el disfrute de las diversiones de la vida. Con el tiempo, se asocio a las hadas con la bondad y a los imps con el mal. En la mayoría de las narraciones, los imps se muestran aficionados a las bromas y engaños inofensivos. Si embargo se sabe de historias donde los imps cambian bebes humanos por suyos o dan malas direcciones a los viajeros.

Si bien hay quienes los consideran seres inmortales, se sabe de historias donde se emplean armas especiales para hacerles daño o espantarlos, incluso hechizos o cercas para mantenerlos fuera de los hogares. Son criaturas solitarias que buscan la atención humana, usando chistes y bromas para atraer su amistad, aunque en la mayoría de las historias, las personas suelen cansarse de las bromas de estos pequeños entes y se alejan.
Las bromistas costumbres de estos seres han devenido a algunos términos del habla cotidiana; la expresión "pícaro" para señalar a los bromistas inofensivos, se dice "Impish" en alemán y proviene del nombre de estos seres.

- Un Imp en los ornamentos de la catedral gótica de Lincoln, Inglaterra -

Los intentos de estas criaturas por captar la atención humana han hecho que se los considere un tipo de espíritu familiar, siervos de las brujas, para quienes trabajaban como espías e informantes. De esta manera, el imp estaba entre los blancos de las caserías de brujas. En la mayoría de estas historias, los imps estaban ligados o encerrados en objetos, desde donde se los podía invocar si eran necesarios.
Son conocidos algunos imps con poderes especiales, como cambiar de forma y cumplir deseos, aunque con severas consecuencias si no se cumple con los términos pactados. Hoy en día podemos ver imps ocultos entre la mampostería y adornos ornamentales de estructuras arquitectónicas y artísticas de todo el mundo, visibles solo para hábiles observadores.

Espíritu familiar


- "Poción de amor" por Evelyn de Morgan; se ve a una familiar de forma felina a sus pies -

Los espíritus familiares aparecen en gran cantidad de relatos y mitologías de todas partes del mundo, aunque las más difundidas son las europeas. Las más antiguas referencias las encontramos en Gran Bretania, Francia, Grecia y el oeste de Europa en general; aunque también hay referencias en la mitología latinoamericana.

En la mitología europea podemos ver varios tipos de familiares; por un lado aquellos que toman forma humana (oeste europeo), por otro los que toman forma animal divino (Gran Bretania - Francia) y finalmente los que adoptan una forma de animal maléfico (Grecia únicamente).

Se trata principalmente de entes mitológicos con poderes mágicos que adoptan la forma de otros seres, más cotidianos, para acompañar a sus amos, generalmente formas animales, aunque se sabe de familiares de forma humana e incluso demoníaca. El gato negro es el familiar más común, representado junto a una bruja como ama, siendo estos los favoritos de la literatura fantástica europea.
Se habla de espíritus "familiares" ya que el dueño del mismo debía enseñar y transmitir el conocimiento sobre su existencia y modo de conservarlo a sus descendientes.

Son seres que obedecen las ordenes y deseos de su amo, luego de realizado el pacto; de este modo se los define como sirvientes o ayudantes, que favorecen la buena fortuna de sus amos con sus poderes. Generalmente no son más astutos o inteligentes que sus amos, aunque se sabe de familiares del tipo feerico (duendes, hadas, etc) que suelen poseer un gran intelecto.
Estas criaturas pueden asistir a sus amos en tareas domesticas y cotidianas, pero también pueden realizar tareas más complejas y espirituales, como maldecir y embrujar peronas. Tambíen sirven de grandes espías, gracias a su habilidad para tomar la forma de un animal domestico, sea un gato, perro, sapo, lechuza o rata. La relación entre los familiares y sus amos es muy estrecha y duradera, siendo considerados grandes aliados y hasta parte de la familia.

En otras narraciones, del tipo bíblico o mitológico, estos seres suelen ser producto de pactos con demonios e incluso con el mismo diablo; en estas mismas historias el familiar suele tener forma demoníaca y aterradora.


Un poco de historia

La mayor parte de las referencia que poseemos sobre estas criaturas nos llega desde los siglos XVI y XVII, puntualmente a partir de la llamada "casería de brujas", donde era muy común relacionar a estas mujeres con espíritus familiares.
El Essex, era el sistema judicial que perseguía y acusaba alas brujas. La caza de Agnes Sampson en 1590, es uno de los casos más recodados, quien fuera acusada de brujería y alta traición por emplear brujería contra el rey Jacobo VI. Segun las declaraciones, Sampson llamaba a sus espíritus familiares para realizar sus oscuros propósitos. Otro juicio famoso del Essex fue el de Hellen Clark en 1645, donde esta mujer fue obligada a decir que el diablo aparecía ante ella con la forma "familiar" de un perro.

Los casos judiciales ingleses muestran una gran relación entre practicar de brujería y las tradiciones indígenas antiguas, donde era común la tradición de los llamados "animales de compañía" o "espíritu guía" generalmente con forma animal.


lunes, 7 de abril de 2014

Trehuaco


Se trata de un animal fantástico perteneciente a la mitología chilota (de los habitantes del archipiélago de Chiloté, sur de Chile). Puntualmente un animal de agua (del mapudungun trewa = "perro" y Ko = "agua").
Se lo describe como un bello animal de gran musculatura y fuerza, pelaje negro y rasgos caninos. 

Segun las historias, este animal habita en las cercanías de Yaldad, en una laguna encantada donde cualquier mujer que se acercara y recitara una serie de versos, el agua del lago se retiraría hacia el mar, como si de un río se tratase y dejaría a la vista al Trehuaco en el centro seco. Posteriormente la mujer llama al animal y tienen relaciones sexuales. Luego de finalizado el acto, la mujer se retira y el animal llama a las aguas para llenar nuevamente el lago hasta que la mujer lo solicite de nuevo.

En algunas historias tenemos diferencias, por ejemplo, a veces cuentan de mujeres hechizada por el trehuaco que se acercan a él de manera involuntaria; en otras historias, luego del encuentro, la mujer se duerme y al despertar se encuentra inexplicablemente en la puerta de su casa. En otras historias, la mujer y el trehuaco se ven sorprendidos por observadores indeseados, motivo para que el animal desaparezca por largo tiempo, dejando sola a la melancólica mujer.

No confundir con "Treguaco", nombre de una comuna de Chile en la región del Bio bío.

lunes, 24 de marzo de 2014

Cadejo


- imagen extraída de link -

Se trata de un animal legendario proveniente de Centroamérica, siendo muy conocido tanto en zonas rurales como urbanas.
Se lo describe como un perro o varios de ellos, a los cuales se les adjudican misteriosos poderes. A veces se lo describe negro y otras veces blancos, como una referencia a fuerzas del bien el mal, aunque en la mayoría de las narraciones es totalmente negro. 
Según la creencia, toda persona nace con un animal de compañía, como lo que los cristianos llaman "ángel guardián". El cadejo acompaña al hombre a todos su viajes protegiéndolo de los peligros y espíritus malignos que encuentren a su paso; esto sucede en los casos de cadejos blancos que protegen a sus humanos de los males representados en el cadejo negro.


Origen

Se cree que el origen del cadejo proviene de la mitología maya-quiché, ya que todas las leyendas sobre esta criatura centroamericana se corresponden con los nahuales, un animal considerado espíritu protector de cada persona. Nuevamente encontramos la tradición del espíritu anima de compañía que nace junto a cada bebe para protegerlo y guiarlo. En estas historias el nahual aconseja en sueños u ofrece a su protegido cualidades propias, por ejemplo, quien posea un nahual con forma de ave tendrá una gran voz. De esta manera, los nahuales también daban explicación a los talentos naturales de cada persona.

Cuando los europeos llegan a América encuentran cierto afín con estos seres, aunque con diferentes referencias. En Europa abundan las historias de perros infernales y malévolos, como el Grim ingles, el Dip catalán, el Cerberos o Cancerberos griego, el Garm de la mitología escandinava entre muchos otros ejemplos.
Esto explicaría el porqué de la repentina dualidad del cadejo como criatura blanca y protectora o negra y malvada. La palabra Cadejo, en castellano, se usa para referirse a enredos en el cabello o bien, para referirse a un misterio, una madeja o maraña que asusta sin dejarse ver.


Variaciones de la leyenda

En cada país centroamericano, las leyendas sobre el cadejo cambian en los hechos e incluso en als descripciones de estos animales, pero los elementos centrales permanecen iguales.
En el Salvador se cree que fueron Dios y el Diablo quienes crearon a los dos cadejos (el blanco y el negro) para cumplir diferentes funciones. Según los relatos, al observar los males que aquejabana los pueblos, Dios creo una figura que atemorizara al humano con el fin de protegerlo. De aquí surge la idea de un perro inmenso de ojos rojos y pelaje blanco. Por su parte, el Demonio, enojado por tal acción divina, crea una copia idéntica del cadejo pero totalmente negro para provocar pavor y desgracia.
Este arquetipo religioso sobre el cadejo se repite en países como Honduras y Nicaragua. Por otra parte, en países como Guatemala y Costa Rica se habla de un solo cadejo, aterrador y totalmente negro.


En Guatemala se cree que el cadejo es un perro que cuida a aquellos que se emborrachan y deambulan sin rumbo fijo por las calles, para guiarlos seguros a casa o durmiendo junto a ellos para evitar que les roben o agredan. Al mismo tiempo, en otras localidades, se cree que existen tres cadejos, uno blanco que cuida de las mujeres ebrias y el gris a los niños enfermos.
Se dice que estos seres protegen a sus comunidades de entes malignos como las lloronas y los siguanabas.
En el caso de Costa Rica, vemos las mismas historias de protección pero con algunos detalles más sobre su aspecto: negro, de ojos rojos, flaco, adusto, lanudo, erizo, de larga y ancha cola, garras afiladas y gruesas cadenas en sus patas; una descripción más apropiada para un lobo que para un perro, pero que pese a su aspecto no se lo describe como un ser violento, sino como un protector.


domingo, 23 de marzo de 2014

La llorona


- "La llorona" de de J.O. López para "Mitos colombianos" (1988) -

Dentro del folclore latinoamericano, la llora es un alma en pena de una mujer que perdió o mató a sus hijos en trágicas circunstancias. Se dice de deambula por regiones cercanas a donde tuvo lugar su tragedia, buscando a sus hijos y ahuyentando a todo aquel que se cruce en su camino con sus aterradores lamentos. Si bien las historias de las lloronas varían según las regiones, los elementos principales no varían: una mujer de bajo nivel social que tras cometer varios errores queda embarazada y trata de deshacerse de su hijo para luego arrepentirse y morir buscándolo. La moraleja suele repetirse en cuanto a las lecciones sobre responsabilidad y las consecuencias de las malas acciones.


Algunas leyendas

Según una vieja narración argentina, la llorona era una mujer que mató a sus hijos arrojándolos a un río y posteriormente se suicidó a causa de la culpa. Si bien la historia varía según las regiones del país, estos elementos se conservan en todas ellas, y se la describe como una mujer alta y bella de vestiduras blancas; su cara siempre está oculta o simplemente carece de ella y en ocasiones no posee pies. Suele aparecer en caminos y senderos, profiriendo terribles lamentos que enloquecen y aturden a personas y animales. Si bien la mayoría de las historias no avanzan más allá de un buen susto, en algunos relatos toma el rol de espíritu vengativo acercándose a quienes deambulan a altas horas de la noche, a los viciosos y trasnochadores para matarlos con un abrazo helado; incluso conocemos cuentos donde la llorona se muestra como un ser inofensivo y desconsolado que pide ayuda a los incautos que, al acercarse a ayudar son víctimas de robos.
En cualquier caso se la considera un mal augurio, causado enfermedades y atrayendo desgracias. Esta leyenda ha sido motivo de muchas bromas de jóvenes bromistas que, ayudados por grabadoras imitan el llanto de la llorona para asustar a los transeúntes.

En Chile tenemos una gran variedad de historias, generalmente centradas en los celos de una joven madre que no tolera ver a su esposo más cariñoso con sus hijos que con ella y en un ataque de ira los ahoga en un río. Su marido, al saber lo ocurrido, la mata y el espíritu de esta cruel mujer vaga arrepentido por los ríos buscando a sus hijos. Las circunstancias de la muerte de las madres en los relatos chilenos suelen ser más detallados y en ocasiones hasta fantasiosas o religiosas, como es el caso de la llorona de Valparaíso, donde una mujer se casa con el diablo creyendo que era un buen hombre e incluso tuvo varios hijos con él. Se dice que un día en que el diablo llego inusualmente temprano al hogar, se encontró con la ausencia de su esposa que aun no había regresado de comprar los alientos y a causa del hambre, acaba comiéndose a sus hijos. Cansado de los lamentos de su esposa por la perdida de sus hijos, la encadenó y la mató clavando una cuchilla en su corazón; desde entonces la llorona recorre las calles arrastrando sus cadenas y llorando por sus hijos.

- Ilustración extraída de link -

En Ecuador existe una leyenda muy extendida que cuenta de una mujer y su bebe que fueron abandonados por su marido. En su locura la mujer ahoga a su bebe en el río, pero se arrepiente y se lanza al agua para rescatarlo. Lamentablemente el bebe ya estaba muerto y sin uno dedo meñique; la madre se suicida y su alma vaga, desde entonces, lamentándose y cortando los dedos de quienes se crucen en su camino. Las historias de las lloronas son muy creidas y conocidas en las zonas rurales y se cree que aparecen cuando una mujer se encuentra en trabajo de parto, y para que se aleje le deja dulces y caramelos para que se empalague y se valla.

Historias similares podemos encontrar en Perú, Colombia, Puerto Rico, El Salvador, Mexico, Honduras, Guatemala, Panamá, Uruguay y Venezuela. En todas ellas siempre se pone en enfasis la culpa, la ira y principalmente la fuerte relación entre madres e hijos.

Por otra parte, las historias sobre la llorona han cruzado el mar y se han presentado también en España, donde se habla de una mujer joven y bella que conoce a un hombre rico y encantador con quien se casa y tiene varios hijos. Tiempo después su esposo la abandona con sus hijos, dejándola sola con un gran depresión que la lleva a atentar contra sus hijos, invitándolos a pasear por la playa, donde los lanza al agua y observa como se ahogan en el mar. Sus acciones la llevan a huir del lugar a toda velocidad y en la carretera es atropellada por un vehículo que la mata al instante. A raíz de este suceso, muchos vecinos de la playa del pueblo de Barceloneta comentan sobre apariciones de una dama a la que apodan "la llorona" que aparece a altas horas de la noche lanzando espantosos llantos y lamentos.

Si bien esta ultima historia tienen rasgos claramente más contemporáneos que los demás, se sabe que existen relatos y cuentos de seres similares a la llorona en culturas de todo el mundo y de todas las épocas. En la mitología griega tenemos el mito de Medea, quien asesinó a sus hijos luego de que su esposo Jasón la abandonara por otra mujer. Otro es el caso de Lamia, una princesa con quien Zeus había tenido varios hijos, que fueron asesinados por Hera, esposa de Zeus, cansada de las infidelidades de éste. Desde entonces, Lamia vagaba por los pueblos lamentando a sus hijos y devorando a los niños de otras mujeres.

Otro ser muy conocido es la Banshee, que encontramos en la mitología celta como un espíritu femenino que anuncia la muerte de una persona mediante gemidos que podían oírse a la distancia.
Incluso en la Biblia tenemos una referencia a una historia de características similares a la llorona; en Jeremías 31:15-17 se cuenta la historia de Raquel, una mujer que llora a sus hijos porque perecieron, como un simbolismo del exilio del pueblo hebreo en Babilonia; el pueblo de Israel es representado en los hijos de Raquel.
Incluso en Japón existen las historia de las Ubumes, espíritus femeninos de mujeres que murieron al parir y persiguen a sus hijos para protegerlos.


En la cultura popular

Las historias de las lloronas ya son, de por si, historias de origen popular y rural, y en la actualidad son miles los libros, películas y programas de TV donde se las rememora, entre ellos podemos mencionar:
En programas muy conocidos en latinoamérica, como Chespirito o El chavo del 8 se suele hacer referencia a la llorona en episodios donde muestran mujeres y anciana caminando sonámbulas por el patio del vecindario, comparando a sus vecinas con el aterrador espíritu.


Incluso en EEUU hemos visto muchas animaciones y series donde se hace mención a estos antiguos relatos. En la serie "Supernatural" de WB Network, los hermanos Winchester se enfrentan a la llorona, a la que llaman "the white lady" (Dama de blanco); durante el episodio se comentan los numerosos relatos de otros países donde se habla de mujeres que lloran y gritan por haber matado a sus hijos.

- Cartel de "The cry" (2007) y "The wailer" (2006) -

En el cine también tenemos muchos ejemplos: "La llorona" (1933), "La herencia de la llorona" (1947), "La llorona" (1960), "La maldición de la llorona" (1961), "La venganza de la llorona" (1970), "Las lloronas" (2004), "Kilómetro 31" (2005), "The wailer" (2006), "The wailer 2" (2007), "The Cry" (2007) y "La leyenda de la llorona" (2011).

La llorona ha aparecido también en musicales, operas, producciones discográficas y series animadas en todas partes del mundo.


Caa porá


- imagen extraída de link -

Perteneciente a la mitología guaraní (Sudamérica), la Ka´a Póra, Caaporá o Caá Porá, es una mujer fantasma habitante de Río Grande do Sul (Brasil) o un hombre de inmensas proporciones en la Mesopotamia argentina. Fuera de las culturas guaranías, es llamado "Kripandufuá.

En Brasil se la conoce como una mujer, espíritu protector de los animales del monte, incluso puede ayudar a los cazadores con los que tiene buena relación. Si el cazador en cuestión no es de su agrado, enviará feroces perros contra él, con el fin de dejar huir a su presa.
En otras versiones, se lo describe como un gran hombre, de edad avanzada, apoyado en un bastón y fumando una pipa hecha de huesos. Al igual que en otras narraciones, es un protector de los animales, dueño y señor de la tierra que protege. Según cuentan los rumores, se alimenta de animales gravemente heridos y de humanos.

También hay quienes describen a Caa porá como un hermosa y grácil mujer, de tes morena y mirada oscura que ronda desnuda por sus dominios, causando la locura de quienes se aventura demasiado profundo en los montes y selvas.
Los relatos más llamativos hablan del Caa porá como un demonio con forma de cerdo o perro e incluso con forma de tronco o árbol que ahuyenta a los cazadores que ponen en peligro la tierra que protegen. Si bien existen muchas y diferentes descripciones, en todos los casos esta criatura sigue un mismo patrón: la protección del espacio natural y las especies animales.

En la actualidad existe una yerba que recibe el nombre de Caa porá. En la lengua guaraní se la conoce como "yerba linda" y se usa principalmente para el consumo popular de mate (una bebida caliente común en Sudamérica), aunque los guaraníes también la usaban para fines medicinales.

martes, 18 de marzo de 2014

A Bao A Qu


En la ciudad de Chitor (India) existe una torre llamada "la torre de la victoria" donde puedes ver el paisaje mas maravilloso del mundo. Allí hay una gran terraza circular donde se domina todo el horizonte; solo se puede subir mediante una escalera de caracol y solo se atreven a subir aquellos no creyentes de la fabula que dice de esta manera: 

En la escalera de la torre de la victoria habita desde el principio de los tiempos el A Bao A Qu, una criatura sensible a los valores de las almas humanas. Vive en estado letárgico en el primer escalón, y solo tiene uso de conciencia cuando alguien sube la escalera. La vibración de la persona que se acerca le infunde vida y una luz interior se enciende en el. Al mismo tiempo su piel y su cuerpo casi traslúcidos empiezan a moverse. Cuando alguien sube las escaleras el A Bao A Qu se coloca casi en los talones del visitante y se prende al borde de los antiguos y sucios escalones. A medida que sube su forma se perfecciona, su color se intensifica y la luz que despide es mas brillante. 
¿Por que decimos que es sensible a los valores de las almas humanas? porque el A Bao A Qu solo llega a poseer su forma perfecta cuando llega al ultimo escalón y la persona que subió ya es un ser evolucionado espiritualmente, de no ser así poco antes de llegar al ultimo escalos el A Bao A Qu se paraliza y no puede completar su forma, su color se opaca y su luz vacila. Esta criatura sufre al no poder completar su forma y su queja es un susurro apenas perceptible. Pero cuando la persona que sube esta llena de pureza el A Bao A Qu puede completar su forma y su cuerpo y piel despiden una intensa luz azul. Su regreso a la vida consciente dura muy poco ya que cuando el peregrino comienza a retirarse de la torre, él cae por las escaleras hasta el escalón inicial donde espera a su próximo visitante.

En el curso de los siglos el A Bao A Ku solo a completado su forma una vez.

Segun Borges...

Se trata de una supuesta criatura legendaria malaya descrita por el escritor argentino Jorge Luis Borges en 1967 en su libro de seres mitológicos y legendarios. Borges afirma haber encontrado datos de esta criatura en el libro "Las mil y una noches" de Richard Francis Burton o en el libro "La brujería malaya" de C.C. Iturvuru (1937). La historia que acaban de leer sobre el A Bao A Qu es de su autoría y hoy por hoy es una de las únicas fuentes de información sobre esta criatura.