sábado, 26 de julio de 2014

Millalobo


El rey del mar de la mitología de Chiloé (Chile), considerado la contraparte austral de Poseidón (Grecia). Según la leyenda, la serpiente marina, Caica, máxima deidad de los mares (mitología chilota y mapuche) , eligió a Millalobo como su representante para gobernar a las criaturas del mar.

Se lo describe como una especie de tritón, siendo su torso el de un humano y su parte inferior la de un lobo marino y su rostro presenta rasgos de ambas especies. Según la leyenda, nació de la unión de una mujer con un lobo marino que la salvó de morir en el mar, por la época de la mítica lucha entre Treten Vilu y Caica Vilu. Según el relato, es incapaz de hablar aunque otras fuentes aseguran que podía lanzar bramidos como los de un lobo marino.

Mito

El relato mitológico cuenta como Caica se interesó en Millalobo y debido al agrado que tenía sobre él, lo eligió como su representante y le delegó su poder. Así, Millalobo habita el fondo del mar junto con su esposa, Huenchula y sus tres hijos: Pincoya, Pincoy y la sirena chilota, quienes lo asisten en su deber de manejar los mares.
Pese a la ayuda de su familia, Millalobo debió hacerse de una numerosa cantidad de subalternos para dominar los mares eficazmente. Los mismo eran criaturas marinas que realizaban diversas tareas, desde sembrar y cuidar plantas marinas, proteger crías de peces y mariscos, hasta manejar el clima marino, las mareas y hasta algunas catástrofes del mal, tales como trombas y tifones. Ademas, tenían el deber de guiar y cuidar de las almas de quienes mueren en el mar; a Millalobo se le atribuye la creación del Caleuche, un barco fantasma que guía a los muertos.

La versión escrita más antigua de la que se tiene registro data de 1766 cuenta sobre indios que en tiempos remotos vieron nacer a una niña, llamada Cuaco que siempre se bañaba en el mar y era raptada por un huecubo (monstruo marino) con quien tenía un amorío. La madre reprendió a la niña por la atrocidad que había hecho y el huecubo, lleno de furia, derribó varios cerros, formando una laguna totalmente rodeada de formaciones rocosas, para que la mujer no pudiera seguir a su hija cuando esta lo visitaba.


No hay comentarios: